Historia de La Jabugueña

La Jabugueña,
una gran familia.

Más de medio siglo ha pasado desde que el espíritu emprendedor de José Luis Escuredo le llevó a fundar La Jabugueña, nuestra gran familia, y para ello eligió Jabugo, el más privilegiado enclave para la elaboración artesanal de los productos de cerdo ibérico.

 


La Jabugueña en Jabugo (Huelva)

¿Por qué Jabugo?

Ningún otro lugar en el mundo reúne unas condiciones tan favorables para lograr un jamón de máxima calidad.
Jabugo es un pequeño pueblo a 700m de altura, en plena Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva). Cuenta con un microclima especial que lo hace único en el mundo para la elaboración de los mejores productos ibéricos. Éste consiste en calurosos veranos y fríos inviernos, días secos y húmedas noches. Por ese motivo, La Jabugueña lleva más de cuarenta años elaborando en Jabugo el auténtico jamón ibérico de La Jabugueña.



La Jabugueña en Jabugo (Huelva)

Jabugo

 

 

Productos ibéricos

Durante todos estos años, La Jabugueña ha mantenido intacto el espíritu innovador de sus comienzos. Una tradición milenaria y artesanal en la elaboración de los jamones, el uso de avances tecnológicos y, sobre todo, la pasión por la excelencia hacen de los productos de La Jabugueña todo un lujo para nuestros paladares.


La Jabugueña en Jabugo (Huelva)

Gama de Serranos

Unos años después José Luís Escuredo apostó por la ampliación de sus productos, con la gama de jamones y paletillas serranos. Procedentes del cerdo blanco, los productos de la Jabugueña poseen las denominaciones según los meses de curación, entre 18 y 24 meses, y son curados en nuestras propias bodegas y secados de las instalaciones de La Jabugueña, en León.

Consorcio del Serrano.
Nuestra gama de serranos poseen la certificación ETG (Especialidad Tradicional Garantizada), imprescindible para poder designar “Serranos” a los jamones.